POBREZA CERO

 

Claro que se puede, las dificultades a superar ni siquiera son tantas y menos aún la claridad con que se nos presentan. Sólo se necesita comprender que setenta años de  idas y vueltas no son pocos y que  durante  el camino a transitar, de no más de ocho o diez años,  no lo será en soledad. Por otra parte, es sabido por  todos los que alguna vez votamos  que gran parte de los políticos hablan sin siquiera ellos mismos estar en condiciones de dimensionar el  padecer injusto de muchos de sus conciudadanos. La mayoría de las veces por falta de sensibilidad, en  otras por ignorancia o desidia. Es un problema lineal que les cabe a la mayoría de  los cuadros partidarios cuando les toca ejercer el poder o al menos colaborar. Sin embargo, gracias a los avances prodigiosos de los medios de comunicación esa realidad cada vez  más nos golpea  fuerte las puertas de nuestras casas y nos invita a  ser mejores personas, más generosas por el bien de quienes sufren dificultades apremiantes. Es de saberse que la  gran mayoría  de las veces con sólo un  poco de ayuda material, aunque sí con asesoramiento y  contención, es posible  torcer el destino esquivo de mucha gente. Tenemos que  formar  equipos  y llevar adelante la tarea  dentro  del marco legal de una Organización No Gubernamental, es decir una fundación, con  las autorizaciones necesarias para poder estar presente ante los distintos organismos internacionales y  recabar ayuda para el cumplimiento de los objetivos, dentro y fuera de  nuestro país.  En cuanto  a que se valore la  importancia  enorme de un sistema democrático fuerte como el medio   más eficaz para erradicar  en forma definitiva  la pobreza estructural y  al  emigrante  paria  que, con lo puesto, huye de las dictaduras o de  países sumidos en cruentas guerras.  Ayudémoslos,  desde el lugar que nos toque, por más humilde que sea. Porque  si  somos capaces de  hacerlo y  dar solución al problema de alguien que la está pasando muy mal, no tengo dudas  que  nos ganaremos el respeto y admiración de poderosos países que ,  por otra parte, desde siempre nos  han sido  amigables.  Circunstancias que  seguramente  va a redundar  en   recomendaciones para que se  invierta en estas  tierras de  argentinos,  de hombres y mujeres pujantes  que, como en otras partes del mundo,  han demostrado saber luchar con hidalguía por  el bien de sus familias y amigos. Gracias