POR UN MEJOR PAÍS

Nunca  consideré que  en las vísperas de  estas importantísimas elecciones para legisladores  iba a escribir en mi blog, tenía pensado  hacerlo la próxima  semana. Lo que seguramente haré,  para tratar  ahí  sobre  las sesiones del Tribunal Supremo de Justicia de la Nación Venezolana,  en la sede de la Organización de los Estados de América (OEA). Por considerar que  éste  antecedente  es de suma importancia  para la preservación de la paz y de las instituciones democráticas en los países de la América del Sur. Sin embargo, en el día de hoy  encuentro en las redes sociales  que el Sr. Sergio Maldonado  hermano de Santiago, cuyo fallecimiento se investiga,   ha insultado en forma directa, inaudita e incomprensible al Presidente de la   Nación, Sr. Mauricio Macri  y al  Ministro de Justicia Sr. Germán Garavano. Quisiera saber porqué, acaso por errores en la gestión, si es que los hubo, o acaso por él dolor que provoca el fallecimiento de un familiar muy querido.  No, no  se pueden justificar bajo ningún concepto este tipo de insultos en contra de nadie y menos contra un  Presidente  que ha sido elegido por el pueblo de la Nación Argentina. No se puede tolerar  que junto a su ministro se les tilde  de: “Hipócritas”. “Me dan asco”, “Nunca se preocuparon  por nosotros”. “Se comunican a dos días de las elecciones”.  Junto a: “No quiero que esta situación provoque divisiones entre la gente”. No se preocupe  Sr. Sergio Maldonado, no se va a  ensanchar ninguna grieta,  yo,  la gente, el pueblo los que mañana vamos a ir a votar estamos hartos de las mentiras, de los saqueo impunes y de que los dineros que faltan en las arcas del Estado nunca vuelvan a su lugar. Para destruir a este maravilloso país  se  ha  tardado  treinta años  de los cuales veinte y ocho  fue  gobernado por el mismo signo político. Por si aún no se dio cuenta es el signo de los que hoy con total descaro lloriquean en la puerta de los Tribunales Federales de Comodoro Py o gimotean  ante los medios de comunicación ser  sólo indefensos perseguidos políticos. Piénselo, no lo olvide, así no volverá a equivocarse con los destinatarios de sus insultos, como lo acaba de hacer. Tampoco se preocupe por el esclarecimiento de los hechos que provocaron el lamentable fallecimiento de su hermano.  Estoy totalmente seguro que se hará  con suma rapidez. Tenga presente  que el  traslado del cuerpo del  infortunado joven se llevó a cabo en un avión mucho más rápido  del que ya estaba preparado para partir hacia la ciudad de Buenos Aires. A fin de cumplir  la orden del Señor Juez Federal que interviene en la causa. Por otra parte,  lamento y siento su sufrimiento. Así como el inimaginable  padecer  de su Señora madre a quien con toda sinceridad  me gustaría darle  un  fuerte abrazo y expresarle también mi tristeza  por la muerte de su hijo. A  usted,  una vez esclarecidos cada uno de los hechos que se investigan, le requiero con mucha firmeza que reflexione  y pida disculpas. Que sean en forma pública y  por  las ilusiones de millones de jóvenes que  en silencio esperan  de nuestro ejemplo. Entre los cuales seguramente estaba su querido hermano Santiago. Gracias