SOY NEGRITA Y ORGANIZADA…

En un Tribual de la Provincia de Jujuy la Sra.  Milagro Sala inició su defensa por los delitos que  allí se le imputan. Todos relacionados con la violencia y los manejos de dineros del estado,  los dineros de todos nosotros, los de sus conciudadanos. Después de escuchar su alegato, que duró más de una hora, no pude dejar de pensar que el problema de esta mujer es su color de piel y que además, según sus palabras,  no le perdonan estar organizada.  Ahora bien, cómo se condice su relato con el noventa porciento de los argentinos que  un poquito más o un un poquito menos somos del mismo color que ella. Es clarísimo ¡no estamos organizados! ¡nos dejamos llevar de las narices! … tiene razón porque si lo estuvieramos estas cosas, estas tragedias humanas según el relato de sus víctimas, en este país – La República Argentina- no estarían sucediendo.  Hoy la mayoría de los medios de comunicación nos quieren hacer creer que el problema a resolver es si esta señora tiene que estar libre o no. Tiene que estar presa porque es violenta y atacaría a los testigos que se están animando a declarar.  Lo real a discutir en más, hora a hora, día a día es quiénes lo permitieron. Así, lo más pronto que sea posible podamos decir todos  juntos parodiando al Dr. Julio César Strassera, que fue el fiscal a cargo del juicio contra las juntas militares que gobernaron la Argentina entre 1976 y 1983, periodo durante el cual se desempeñó como fiscal federal, ¡nunca más! a todo lo que se le parezca a una negrita o negrito organizado…